Salesaianas del Sagrado Corazón de Jesús, Pastoral Vocacional Murcia, Diócesis de Cartagena

Profesión Religiosa de Sonia en las Salesaianas del Sagrado Corazón

El pasado día 26 de Febrero, fiesta de la Beata Piedad de la Cruz,  Fundadora de las Hermanas Salesianas del Sagrado Corazón de Jesús,  en la comunidad de la Casa Madre de Alcantarilla se celebró, con gran alegría, la Profesión Religiosa de la novicia Sonia Noemí Benítez Peralta y la renovación de Votos de la Juniora Irene Mutindi. La celebración estuvo presidida por el Obispo Auxiliar Electo de Cartagena D. Sebastian Chico junto a otros seis sacerdotes diocesanos. Los Votos fueron recibidos por la Superiora General, M. Mª Estela Lugo.

Reconocemos que ha sido una gracia del Señor poder tener a nuestro recién elegido Obispo Auxiliar como celebrante, mostrando hacia Sonia y hacia todos los asistentes una gran cercanía y compartiendo con nosotros sus primeras inquietudes ante tan gran elección.

En su homilía, tras saludar a todos los asistentes mostró su alegría y sorpresa de poder celebrar ya como Obispo Electo de la Diócesis. Invitó a Sonia a tener fuerza, coraje y perseverancia para continuar en este camino del amor del Señor al que se entrega. Le recordó que es necesario reconocer sus orígenes, saber de dónde viene, como nos dice el santo Padre Francisco, para que sepa también a dónde tiene que ir para servir y entregar la vida como esposa de Cristo. Como muestra  S. Pablo en la carta a los Filipenses (1ª lectura), ante el abandono de todo,  Jesucristo es su gran riqueza y mirar hacia adelante, con los ojos puesto en el mañana, donde Dios está pasando, con un Sí para siempre, para toda la vida. La invitó a tener la perseverancia que caracterizó a la Beata Piedad de la Cruz en su amor a Jesús y en su entrega fiel. Le recordó que el Señor le dirá a través de sus superioras, donde derramar ese amor que muestra hacia ella entre los más débiles y necesitados. Prosiguió diciéndole, con una sonrisa en los labios y con mucha gracia, cómo estás palabras que a ella le dirigía hoy se las hacía a sí mismo, ante el nuevo ministerio que el Señor y la Iglesia le encomienda. Vive la perseverancia en el amor del Señor y la piedad, se una mujer de piedad, una verdadera religiosa, una mujer entregada a su esposo, le dijo. Esa piedad espiritualiza el amor de Dios en tantos gestos, en tantas situaciones y acontecimientos en dónde le dirás a tu esposo “te amo”. Necesitamos testigos, especialmente en este momento que hoy vive la Iglesia, ver a gente que viva, sienta y se entregue a Cristo y eso se nota a través de gestos pequeños, sencillos, una sonrisa, una caricia,… La invitó a que su vida estuviese acompañada por gestos sencillos de amor como los tuvo la Beata Piedad de la Cruz para los más pobres y necesitados, que son gestos de amor a Dios. La Iglesia necesita de ti, continuó D. Sebastián, necesitamos jóvenes testigos  de Cristo ante otros jóvenes y a los jóvenes les puedes decir que se puede amar a Dios y a los hombres hasta entregar la vida. Finalmente la invitó a dar con generosidad los dones que el Señor le ha regalado, a cuidar con esmero el  gran don que Dios le hace es esta Congregación. Y terminó invitándola a vivir en plenitud cada uno de los votos que hoy profesaba, Castidad, Pobreza y Obediencia que son los sentimientos de Cristo, siempre con una cercanía hacia los pastores de la Iglesia, hacia los sacerdotes porque eso crea comunión. Y un deseo final,  que su vida sea una continua acción de gracias y una verdadera oblación de amor a Él.

Sonia es de nacionalidad paraguaya, la décima de los doce hijos de Eduardo y Petrona. Conoció a la Congregación en un encuentro de jóvenes y se vio interpelada por una religiosa que le hizo una pregunta: “¿Te has pensado alguna vez ser religiosa?”. Ante este cuestionamiento inicia un tiempo de acompañamiento y sintiendo en su corazón la llamada de Jesús y habiendo conocido la vida y el Carisma de la Beata Piedad de la Cruz,  da un paso valiente y generoso e inicia el tiempo de la formación inicial primero en Paraguay y posteriormente en la comunidad del Noviciado en Alcantarilla.

Tras este tiempo de formación que ha tenido como objetivo la configuración con el Corazón de Cristo, como M. Piedad de la Cruz, se siente interpelada por la pregunta del Corazón de Cristo a la Fundadora: ¿No quieres ayudarme a llevar esta Cruz?… y con la mirada puesta en Él y  en los más necesitados, responde: “Señor, si me necesitas, aquí estoy” ratificando esta respuesta con los votos de Castidad, Pobreza y Obediencia.

Ahora, siente el envió que un día hiciera la Fundadora a sus hijas: “Envío a mis hijas a enseñar el Padrenuestro a quien no lo sabe, a dar la mano al caído, a tener caridad con todo el mundo, a dar buen ejemplo”, un envío que comenzará a hacerse realidad los primeros días de marzo en la comunidad de Villanueva del Duque (Córdoba) siendo portadora de la misericordia del Corazón de Cristo entre los ancianos allí acogidos  y la comunidad cristiana de esa localidad. Que el Señor guíe tus pasos, Sonia y María sea tu Madre y Modelo para tu vida consagrada.